Tendemos a pensar que en internet se vende todo. Que ofrezcas lo que ofrezcas lo acabaran comprando. Y como encima el ahorro respecto a una tienda física es tan grande, pues 

muchos emprendedores se lanzan a esta aventura sin estar lo suficientemente preparados ni concienciados. He aquí 4 errores comunes a la hora de montar un negocio e-commerce.

1. Pensar que casi sin inversión lo conseguiremos.

Aunque es cierto que es más barato que una tienda física, no podemos pensar que con 1.000€ tendremos una web que nos atraiga clientes. Hay que tener en cuenta que el gasto 

no es solamente inicial al confeccionar el sitio, sino que debemos presupuestar un dinero mensual para las tareas de posicionamiento y optimizar el código de nuestras, puesto que 

estas tareas con clave y marcaran la diferencia entre nuestro sitio y el de la competencia. 

2. No estudiar el mercado on-line previamente.

Existen muchas tiendas en internet que venden de todo. Por lo que no debemos de lanzarnos a esta aventura sin conocer bien nuestra competencia directa en la red. Como están vendiendo 

el producto, como de explotado está el mercado, como están posicionados, que tipo de publicidad llevan a cabo. Tenemos que tener muy presente el marketing internacional, ya que 

lo que en tu entorno está muy explotado, en otros países tu posición es más competitiva y con una política de logística e-commerce adecuada podría ser muy viable 

3. Plataforma de e-commerce inadecuada

Hoy en día podemos encontrar muchas plataformas que te montan tu web por muy poco y en un instante. Es un error acudir dichas ofertas gratuitas ya que son páginas muy mal 

optimizadas en cuanto a posicionamiento SEO y el buscador no te las colocará entre las primeras. En un mercado tan competitivo, si quieres tener éxito debes ponerte en manos 

de profesionales para que te programen una web eficaz. Actualmente existen muchas plataformas muy potentes de código abierto como magento que te facilitaran las herramientas 

necesarias para posicionarte adecuadamente y obtener muy buenos resultados vendiendo por 

4. No prestarle atención al diseño

Una web sin el diseño adecuado no venderá. Hay miles de webs disponibles y la que se llevará el gato al agua serán aquellas que genere una experiencia satisfactoria en el cliente. Por 

eso no todo es posicionamiento, también hay que tener en cuenta el diseño, los colores, la usabilidad, la facilidad para comprar, los mensajes de impacto, el logotipo y un largo etcétera. 

Es la combinación entre estos conceptos, tu estrategia de precios y tu posicionamiento lo que marcará el éxito o fracaso de tu aventura. Así que es mejor presupuestar una partida para 

contratar profesionales que nos asesores y nos ayuden en este tema.