2013 fue otro gran año de crecimiento para el e-commerce ruso, según los datos ofrecidos por Datainsight, una compañía especializada en la investigación de mercados. Según la información que se desprende de su último estudio, los ingresos a través de tiendas on-line en Rusia subieron un 25% en comparación con los datos disponibles de 2012, y suponen un total de 520.000 millones de Rublos rusos (aproximadamente 15.000 millones de Euros). 

El mercado que mejor comportamiento obtuvo fue el de los bienes digitales que creció a un mayor ritmo que el resto, superando el 36% de subida frente al 25% de la media total. Dentro de esta categoría fueron la venta de billetes de avión y tren los más populares. Otras categorías con mucho peso en las comparas on-line fueron el B2B (business to business), es decir las comprar entre empresas que suponen casi el 20% del total de este comercio. La siguiente categoría en cuanto a importancia está en la reserva de hoteles, (tanto en la propia Rusia) como en el extranjero que ascendió a 60.000 millones de rublos.

En cuanto al número de compradores on-line, aumentó en un 30% durante 2013 alcanzado los 30 millones de clientes, y la mayoría de este crecimiento provenían de la periferia de la capital del país y de sus regiones limítrofes. Se continúa así la tendencia observada desde 2011 cuando el e-commerce ruso experimentó una explosión de las ventas debido principalmente al crecimiento de la población con acceso a internet y la caídas de precios en las conexiones de alta velocidad a lo largo y ancho de todo el país, que ha sido continuo durante 2012 y 2013.

Los compradores de las regiones limítrofes se comportan de una manera un poco diferente que los usuarios de Moscú. Debido a la menos disponibilidad de una oferta variada y competitiva en las tiendas físicas en dichas regiones, la gente está más predispuesta a las compras por internet. 

La media de compras on-line en estas regiones es mayor que en la capital a pesar de que el nivel salarial es sustancialmente menor que en Moscú.

Los datos de este estudio señalan que de los 520.000 millones de rublos generados por el e-commerce durante 2013, un 23% se generó en compras a través de tiendas on-line de Europeos, Americanos y Chinos, lo que supone un gasto en empresas extranjeras de 150.000 millones de rublos. Una gran oportunidad que ninguna empresa exportadora debería de desaprovechar.