La sociedad actual, sus hábitos y costumbres, son la base de las nuevas tecnologías que han llegado a cambiar no solo la forma en que se relacionan las personas, sino también sus hábitos de consumo, revolucionado el sector empresarial.

 

El comercio electrónico crece a un ritmo vertiginoso, tal es que un tercio de la población española  realizaron compras  a través de la red a lo largo del año pasado.

En un entorno en el que el 69,8% de los hogares tiene acceso a internet (según la Encuesta sobre Equipamiento y Uso de las TIC en los hogares), y en el que cerca de 11 millones de personas (solo a nivel nacional) han realizado algún tipo de compra a través de la red, no queda demás prestarle algo de atención.

El comercio electrónico se ha convertido en una importante arma para las empresas; no solo para las ventas, sino para hacerse un nombre y darse a conocer. Hay mercados que para existir es preciso estar en la red.

Pero hay que diferenciar entre estar en la red y existir. Creando una página web una empresa puede estar en la red, pero para existir, para tener presencia en la red es preciso ir mucho más lejos.

Montar un negocio online, no es algo que deba tomarse a la ligera, porque internet es un mercado muy competitivo que mejora y evoluciona a pasos agigantados. Hace tiempo que montar una web, no es suficiente. Hay que prestar atención a la velocidad de carga de la página, de las imágenes, su usabilidad y accesibilidad, su diseño y en especial su funcionalidad.

¿Qué necesito para montar una web funcional y accesible? Una buena tecnología. Una plataforma e-commerce que se potente y no vaya a caerse o quedarse bloqueada por una sobrecarga de usuarios en la página. Contar con una logística e-commerce que aporte plataformas de desarrollo con Magento,  o Prestashop, (plataformas de open software) es la base.

Tiendas virtuales a un precio accesible para cualquier empresa, con capacidad para adaptarse a los cambios, evolución y crecimiento del negocio sin que se vea afectado su rendimiento y funcionalidad y que no se queden obsoletas al poco de haberlas creado.

Internet evoluciona a pasos a agigantados y montar una tienda virtual costosa que se quede obsoleta, no es algo impensable en este sector.  Quedarse obsoleto, no tener capacidad para adaptarse a los frecuentes cambios de la red, es sinónimo de desaparecer.

Apostar por una tienda virtual Magento o tecnología Prestashop, son a día de hoy las apuestas más seguras para un e-commerce, en caso de no tener un presupuesto tan desahogado como para contar con un desarrollo propio. Acesibles, Modulables y económicas, pero lo más importante, es que detrás de estas plataformas  logísticas de open software, es la enorme comunidad de desarrolladores que continuamente lanzan mejoras e innovaciones.